4 Tips para ecualizar EFECTIVAMENTE durante la masterización

 

La masterización es la etapa final a través de la cual pasa una canción antes de ser lanzada a través de la cualquier formato, digital o físico.

Está es la última oportunidad de afinar detalles , corregir cualquier detalle y darle un toque profesional a una grabación para hacerla atractiva para el público que escucha.

La ecualización es una de las armas principales en el arsenal de masterización, y tiene muchísimos propósitos… se utiliza para agregar calidez, aire, equilibrio tonal, etc… El ecualizador también se puede usar para corregir problemas, como frecuencias demasiado altas que sobresalen y abruman al resto de la mezcla.

Aquí te dejamos 5 consejos básicos para tomar en cuenta al ecualizar en el proceso de masterización.


Inserta el EQ en el lugar correcto de la cadena de efectos.

En a mayoría de las sesiones se requiere el uso de una cadena de efectos para procesar tu canción (en algunos casos procesadores analógicos). No existen reglas ni caminos obligatorios en la masterización, si estas masterizando “in the box” (Esto quiere decir desde tu DAW) un ecualizador normalmente se inserta al principio de la cadena de efectos, antes de cualquier compresor (Limitadores, como por ejemplo: L2 de Waves normalmente van insertados al final de la cadena para incrementar el volumen general) .

Sin embargo, cada proceso interactuá y depende de los procesos anteriores ya que colorea de alguna forma el sonido mientras va avanzando la señal en la cadena de efectos.

Es buena idea tener todos los plug-ins que planeas utilizar activos mientras mueves y personalizas el ecualizador, de esta forma, puedes escuchar los resultados en contexto con todos los demás procesos.

 
Captura+de+pantalla+2019-06-28+a+la%28s%29+14.28.25.jpg
 

Corta frecuencias no incrementes

Ecualización sustractiva quiere decir atenuar la energía de una banda en especifico, este tipo de ecualización resulta siempre ser mucho más agradable para el oído humano.

Si tu meta es incrementar la energía de una frecuencia en particular, normalmente es mas eficiente cortar las frecuencias que se encuentran al al rededor, antes o después de esa banda en especifico.

Si tu objetivo es que un sonido suene más brillante, antes que incrementar la banda aguda, intenta cortar la banda grabe.

Siempre al cortar o atenuar cierta banda en especifico vas a lograr un resultado optimo en otra banda.

 
Captura de pantalla 2019-06-28 a la(s) 14.36.57.png
 

Menos es más

Masterizar es un tema que tiene que ver con sutileza, Ingenieros profesionales de masterización rara vez cortan o enfatizan algún área por más de 1.5 dB. Ellos comprenden que el más ligero cambio puede tener un gran impacto en el resultado auditivo.

Tu deberías de tener en cuenta esto y seguir el mismo principio, siempre trabaja incrementando al rededor me .5 / 1 dB como máximo y date cuenta de como es que estos cambios cambian el sonido en general (muchas veces los cambios se sienten más que se escuchan)

Si se tiene que ecualizar con más de 2 o 3 dB entonces probablemente hay algo mal en tu mezcla o en cierto elemento de origen.


Corta el “Rumble”

Un paso que muchos ingenieros de masterización toman cómo rutina es setear la banda más grabe de un ecualizador (en Shelving mode) para que actué como un high-pass filter quitando las frecuencias que están por debajo de 30-40 Hz, con un slope gentil de 6 dB o menos para prevenir problemas de fase. esto puede actuar como una medida preventiva, si existe mucho rumble o actividad sub-sónica.

 
Captura de pantalla 2019-06-28 a la(s) 14.54.01.png
 




Jimena Montemayor