Polirritmos: Primera parte

 
 

Los  polirritmos son combinaciones de varias capas de patrones rítmicos en diferentes medidas o compases.

Suele ocurrir que el «punto de cruce» entre estos patrones puede estar en el último o primer beat del compás, aunque no tiene por qué ser así, o en donde el oyente espera que esto ocurra.
Esto hace que se originen grooves muy interesantes, ritmos sincopados y originales que elevan la simplicidad de un loop 4×4 más allá de su simpleza original.

Nacidos de la tradición musical africana y utilizados en varios modos de complejidad a lo largo del continente, los ritmos cruzados aparecen en Occidente de una forma mucho más simple y limitada. Pero gracias a la estrecha relación entre house, techno y ritmos de origen africano, a menudo juegan un papel muy importante en la creación de música dance.

Se podría percibir una sensación de movimiento constante al analizar diferentes géneros o canciones de música electrónica los cuales nosotros no podemos lograr y estamos apegados a géneros estáticos y aburridos.

 
 

 

¿Cómo hacer un polirritmo?

Imaginemos un instrumento que es trigereado por un patrón midi en donde encontramos 4 notas en dieciseisavos.

1.png

Al mismo tiempo tenemos un patrón en donde encontramos una nota en dieciseisavos seguida de 4 silencios, este patrón se repite cada 5 dieciseisavos y es solo 1 dieciseisavo más grande que el primer patrón.

2.png

Al ejecutarlos al mismo tiempo entre ellos van a estar fuera de sync, pero al contextualizarlos con un pulso constante (como un beat en cuartos) se perciben los POLIRRITMOS y ahora el oído puede percibir 3 patrones simultáneos.

3.png


 
Jimena Montemayor